Alimentación y terapia de pareja son dos elementos que no pueden relacionarse, pero lo cierto es que en terapia de pareja barcelona metodo propio puedes aprender la relación entre alimentación y sexualidad, por solo citar una de las relaciones más claras.

Los alimentos y la sexualidad han estado asociados de varias maneras a lo largo de la historia. Alimentos como los chocolates y las ostras, han sido consideradas como afrodisíacas. En algunas culturas se consumen testículos de animales y otras partes del cuerpo de estos, para incrementar la potencia sexual. Los alimentos también proporcionan simbolismos, como la fruta prohibida bíblica, o la cereza con sus asociaciones relacionadas con la virginidad.

Por ejemplo, el mango, al igual que los higos, también poseen grandes cantidades de betacaroteno, lo cual aumenta la producción de estrógenos y testosterona, sus vitaminas ayudan a mejorar la producción de espermas, y contiene triptófano, que aumenta el placer sexual del que la consume.

La miel por su composición de boro ayuda en la producción y metabolismo de estrógenos, mientras que sus altas cantidades de vitamina B aumenta la generación de testosterona. También ayuda a aumentar el deseo sexual en la sangre de las personas.