Cada día deberíamos comer comida saludable

En cuanto le digo a mi hermano que deberíamos comer saludable, enseguida me responde: “¡Pero si no estoy a dieta!”. Y es que en este país parece que si quieres comer de manera sana es porque quieres adelgazar. No es mi caso. Estoy contenta con mi peso, de hecho, puede que hasta me vinieran bien un par de kilos de más, pero me gusta comer sano por mi salud. Soy consciente de todas las consecuencias negativas que una mala alimentación puede ocasionar y por eso quiero cuidarme. Quiero tener 50 años y estar en plena forma, ¿acaso eso es malo? Yo creo que no.

El problema reside sobre todo cuando quiero salir a cenar fuera y comer de manera sana. ¿A dónde voy? Porque en casa puedo prepararme lo que quiera pero fuera tengo que elegir entre lo que hay.

Durante mucho tiempo hasta evité irme a cenar por ahí porque todos los restaurantes siempre ofrecían platos altos en grasas o guisos saludables totalmente insípidos que no me apetecía comer. Porque claro, que quiera comer sano no quiere decir que no me guste saborear los alimentos.

Todo cambió el día que encontré este restaurante en Sevilla en el que preparan un gran variedad de platos saludables, dándome la oportunidad de cenar por ahí sin renunciar a mis principios y metas.