Los supermercados gourmet han crecido este 2016

Los supermercados gourmet han crecido este 2016. Así lo confirman las estadísticas que acaban de publicar diversos medios de prensa especializados en periodismo culinario. Este acápite del periodismo es uno de los más populares, ya que a casi todos los seres humanos nos gusta comer, y por lo tanto, conocer cómo se elaboran los alimentos. Específicamente la comida gourmet no es la comida que consumimos en casa habitualmente. Se trata de una gama de productos alimenticios de mayor calidad, y por lo tanto de mayor precio. Por lo tanto, los supermercados gourmet son sitios donde se venden productos alimenticios exclusivos, de máxima calidad y precios altos. Eso sí, es lo mejor de lo mejor.

 

Por ejemplo, en un supermercado gourmet podemos encontrar jamones primera calidad, según las marcas fabricantes más prestigiosos, las más comercializadas. Es cierto que los precios son altos, pero la calidad está garantizada. Además, el trato en un supermercado gourmet es muy profesional, los encargados de interactuar con el público están preparados para comentar sobre la calidad de los productos en ventas, así como sus múltiples usos en la cocina gourmet. Por ejemplo, si tenemos dudas acerca de una pasta dentífrica, los dependientes podrán explicarnos los distintos ingredientes que este producto tiene y sus disimiles ventajas frente a otros productos de la competencia.

Es cierto que el gran problema de los supermercados gourmet son los altos precios. En medio de la crisis económica que asola a toda la Unión Europea (UE) lo cierto es que es difícil adquirir ciertos alimentos gourmet, ya que los salarios no alcanzan.

Cada vez más suben los precios de los productos gourmet, y los productos de primera necesidad también. Esto hace que las familias europeas sientan el peso de la crisis en su mesa directamente. Tal vez en otros espacios de la vida diaria, como la vestimenta o el transporte esto se note a más largo plazo, pero la alimentación es uno de los eslabones más vulnerables de la vida social.

Según las estadísticas de instituciones no gubernamentales europeos, la calidad de vida de los europeos ha disminuido de manera alarmante en los últimos años, producto del aumento del desempleo y la oleada de pobreza que han generado las malas prácticas políticas de los sucesivos gobiernos.

La crisis económica se ha convertido de un año a otro en una crisis sistémica, que no parece tener fin. Los especialistas avizoran un fin muy lejano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *