Hay personas a las que no les interesa mucho las cosas de la casa. Con “cosas” me refiero a la decoración, los utensilios, todo lo que va o debe ir dentro de una casa. Y con “no les interesa” me refiero que les prestan solo la atención necesaria. Sin embargo, hay personas que sí gustan de tener su casa lo mejor posible y “viven” para ello: hacen obras con frecuencia, cambian el decorado, compran objetos valiosos, etc. Una chica que forma parte de los Comerciales Grupo Planeta y que es una apasionada de la lectura, hace poco encontró un libro de decoración interior que le encantó. Esta chica es de esas personas que gustan dedicarle tiempo y recursos al interior de su casa, por lo que enseguida aplicó algunas de las ideas y sugerencias que el libro da.

Por ejemplo, una de las primeras cosas que hizo fue comprar vajilla nueva para lucir una mesa impecable a la hora de la cena. Aunque la vajilla que tenía estaba en perfecto estado, le hacía ilusión comprar una que está mucho más bonita y que tiene mayor cantidad de enseres. Para ella, el momento de la cena es uno muy especial, pues el instante en que todos los miembros de la familia comparten mientras comen.